Algunas novatadas terminan en delitos

0
108
Comparte esta noticia

Una novatada es una broma, un rito de iniciación, un bautismo del recién llegado a un centro de estudios o colegio.
No están contempladas específicamente en el CP ni, en principio, deben estarlo.
Sin embargo, los excesos en las mismas han hecho que muchos países comiencen a regularlas.
Es el caso de Francia, donde se habla de “situaciones humillantes” y se cualifica cuando se realizan sobre personas “vulnerables”. Así en el país vecino, las penas varían desde multa a prisión.
Especial mención en U.S.A donde muchos estados, debido a los excesos, han tratado de eliminarlas con fuertes sanciones.
Realmente se ha legislado a “golpe de telediario”, cuando ha ocurrido una desgracia con repercusión social. El C.P francés no deja de recoger nuestro delito contra la integridad moral, de forma específica y detallada para estos casos. No soy partidario de sobrecargar los códigos punitivos.

SE CASTIGA EL EXCESO.

Vuelta a España, desde un punto de vista penal, las bromas tienen sus límites en el exceso que acaba lesionando un bien jurídico.
Así podemos encontrar:
– Delitos de lesiones.
– Amenazas.
– Contra la libertad sexual o incluso, indemnidad sexual.
– Contra la integridad moral.
– Contra el honor.
– Inducción al suicidio.
– Delito de acoso.
– Daños.

De otro lado, desde un punto de vista administrativo, tendremos que estar a lo establecido en los reglamentos universitarios o de los propios colegios mayores, sin olvidar lo regulado en la LOPSC en materia de sanciones por botellón, consumo de estupefacientes…

PROBLEMA.

Policialmente y en tareas de investigación, el problema principal es la denuncia. En la mayoría de las ocasiones, estos delitos no son perseguidos por falta de ella.
Diversos factores como el miedo o la presión, impiden a la víctima denunciar. Son círculos cerrados de personas de compartirán una convivencia.
Desde luego, cuando existen evidencias tales como partes médicos o suicidios, la investigación comienza de forma inmediata. En otros casos los videos de estas “hazañas” colgados en la red, son la prueba evidente y base de la investigación policial.

CONSEJO.

Denunciar esos excesos, de forma intuitiva todos conocemos los limites delictuales.
Hay dos formas:
Vía administrativa, en colegios mayores o rectorados, que recogen sanciones como la expulsión o anulación de matrícula para estos casos.
Vía penal, con evidencias tales como partes de lesiones, testigos o videos que no suelen faltar últimamente.

Aún recuerdo un caso en septiembre del año 2015, cuando los alumnos de administración de empresas de Badajoz tuvieron la “brillante” idea de simular un atraco a una tienda. Un reparto de papeles espectacular: pasamontañas, otros se tiraron al suelo…un vigilante estuvo a punto de… el autor intelectual fue detenido y terminó castigado con una elevada multa.
Los excesos de pagan.

Segipe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here