Antidisturbios: “No entendemos por qué cuando ganábamos posiciones teníamos que retroceder”

Un agente de VII UIP desvela en Cope Valladolid las situaciones de hostigamiento y violencia que padecieron durante los disturbios de Cataluña y cómo recibían instrucciones de retroceder cuando ganaban posiciones

0
6464

La calma y la paz parece llegar a Cataluña después de una semana de virulentas revueltas en las calles de las principales ciudades catalanas y de los duros enfrentamientos entre las fuerzas policiales y los miles de radicales independentistas.

Las imágenes por televisión o por las redes sociales nos pueden dar una ligera idea de la crudeza de los disturbios acaecidos, aunque nada mejor que el testimonio de los propios policías que sufrieron la ira y el odio independentista en primera línea.

Disturbios Bacelona

Es el caso de un miembro de la VII Unidad de Intervención Policial con sede en Valladolid, quien recientemente ha narrado en una entrevista emitida por Cope Valladolid cómo tuvieron que soportar el hostigamiento de los radicales, durante las largas noches de disturbios. Tan largas que no había tiempo ni para que el sudor de los cascos y antitraumas se secaran de una jornada para otra.

“Ninguno de nosotros, con mínimo diez años de experiencia de unidades, recuerda momentos tan tensos, con tantos destrozos y desórdenes públicos”, asevera, haciendo especial hincapié en los disturbios registrados la noche del viernes.

“El peor día fue el de la plaza de Urquinaona, muchas horas de enfrentamientos, de mucha intensidad, nunca vistos”

“El peor día fue el de la plaza de Urquinaona“, confiesa,  “muchas horas de enfrentamientos, de mucha intensidad”, añade con asombro pero con el aplomo que dan tantos años desempeñando una función tan dura y, a la vez, tan especial.

En contra de las palabras del ministro Marlaska en una de sus comparecencias ante los medios, donde reducía el número de exaltados a 400, el agente que estuvo en primera línea junto a sus compañeros, sostenía que “no son grupos pequeños, eran miles de personas organizadas, mucha gente agresiva y muy violenta”.

“No eran grupos pequeños, eran miles de personas organizadas, muy agresivas y violentas”

“Usaban todo lo que pillaban para hacer daño a la fuerza y causar el mayor destrozo: barricadas, adoquines, cócteles molotov, rodamientos impulsados con tirachinas modificados…”

Las unidades de intervención no tuvieron más remedio que responder a la violencia generada empleando todo el material antidisturbios del que disponían: pelotas de goma, botes lacrimógenos y fumígenos, pese a las órdenes iniciales recibidas, reticentes a su uso.

Policía Nacional

Los agentes lamentan que no se haya empleado el camión de agua del que dispone la Policía Nacional tal y como sí hicieron los Mossos d`Esquadra: “No llegamos a entender que no se haya utilizado el camión, hubiera retirado barricadas y facilitado muchísimo la entrada de otros grupos para reforzar la retaguardia y tomar el control de la situación mucho antes”.

“No entendemos por qué cuando ganábamos posiciones teníamos que retroceder”

Pero lo que verdaderamente ha indignado a los antidisturbios encargados de restablecer la paz y el orden constitucional en las agitadas calles catalanas han sido las órdenes que les obligaban a retroceder las posiciones ganadas: “no entendemos por qué cuando ganábamos posiciones teníamos que retroceder. Nos costaba muchísimo tomar una barricada, avanzar hasta una calle, tomarla y mantenerla, y luego recibíamos las instrucciones de retroceder a la posición inicial. Eso suponía devolver las posiciones ganadas, devolver las barricadas y devolver la munición infinita que tienen en las calles, esto hace que la gente se envalentone y que dure todo mucho más”. 

El agente apuntilla la entrevista en la Cadena Cope recordando a sus compañeros heridos y asegura “no hemos tenido más heridos porque somos realmente buenos en esto y nos hemos sabido defender”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here