Cae una banda itinerante de atracadores de bancos en Almería

0
286
@guardiacivil
Comparte ese artículo

La Guardia Civil ha detenido en Almería a tres hombres y una mujer como sospechosos de haber sustraído más de 200.000 euros en distintivas sucursales de toda la geografía española empleando el engaño y el descuido como principal modus operandi. La Policía Local de Huércal-Overa fue clave en al detección de la banda cuando se disponían a dar un nuevo golpe.

Imagen GC/Efectos incautados por la Guardia Civil

Bancos situados en Murcia, Granada, Guipúzcoa, Vizcaya, Burgos, Pamplona, Alicante, Valencia, La Rioja, Zaragoza, Pontevedra y La Coruña, serían víctimas de las andanzas de esta banda criminal itinerante, desde que comenzaran su actividad delictiva en 2018. Almería era su siguiente destino pero algo falló.

Una patrulla de la Policía Local de Huércal-Overa sospechó de los movimientos de cuatro individuos alrededor de una sucursal bancaria de la localidad. Al reconocer a los miembros de la banda dieron aviso a la Guardia Civil y, entre efectivos de ambos Cuerpos, se llevaron a cabo los arrestos de tres hombres y una mujer.

Se encontraban en las inmediaciones de la sucursal bancaria estudiando las circunstancias y vicisitudes del lugar para acometer su próximo golpe. Durante el cacheo se hallaron diferentes elementos que empleaban en los robos: pelucas, gorras, gafas, inhibidores de frecuencia… todo ello para dificultar su identificación. Asimismo disponían de diferentes documentaciones falsas.

La Guardia Civil continúa con la investigación abierta para averiguar si los detenidos pudieran estar implicados en más hechos delictivos de los que actualmente se les atribuye.

Modus Operandi

El modus operandi de esta banda criminal se aleja bastante del patrón habitual de ladrones de banco comunes. No usaban armas, ni violencia ni intimidación, sus actos se perpetraban por medio del engaño y del descuido.

Ataviados con disfraces e identidades falsas se introducían en la sucursal bancaria, previamente elegida y estudiada hasta el último detalle, con un claro reparto de tareas. Aprovechaban horas de alta afluencia de clientes para pasar más desapercibidos. Mientras unos entretenían al personal, otro se encargaba de sustraer el dinero de la caja con gran habilidad y astucia.

Mediante este sutil método se le atribuyen, hasta el momento, al menos 20 hurtos bancarios en diferentes ciudades españolas. Su amplia movilidad geográfica dificultó en gran medida el trabajo de los investigadores.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here