Comparte esta noticia
Acusan al Gobierno de Barcelona de Ada Colau de «chivarse» a los manteros de las redadas policiales.

El sindicato CSIF denunció ayer que el Ayuntamiento de Barcelona, «en su convivencia con los manteros», avisa a los vendedores ambulantes ilegales antes de las intervenciones policiales contra la venta ilegal.

Es de sobra conocido y ya denunciado que los manteros, en la mayoría de las ocasiones, logran huir con toda la mercancía ante la presencia policial.

El CSIF aseguró ayer que dos agentes de paisano de la Guardia Urbana comprobaron cómo dos mujeres, que posteriormente se identificaron como empleadas municipales, avisaron a los manteros de que se iba a producir una actuación policial en la zona de Colón y de Plaza Cataluña.

Todo ello tuvo como consecuencia que los vendedores ilegales escaparan antes de que el amplio dispositivo conjunto de Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana llegara al lugar.

Los agentes testigos de tal chivatazo solicitaron la identificación de las delatoras que aseguraron ser asistentes sociales municipales.

«Trabajadoras sociales, contratadas por el Ayuntamiento, presuntamente, alertan y colaboran con personas que están infringiendo el Código Penal», fue lo que denunciaron desde el sindicato en un comunicado.

«Se trata de un hecho muy grave. La alcaldesa pone trabas al trabajo policial. El Ayuntamiento convive y, presuntamente, tapa un hecho delictivo», insisten en sus declaraciones desde el CSIF.

Por todo ello, se insta a la Fiscalía a que actúe y abra diligencias de investigación y a que se depuren responsabilidades políticas y penales.

El Ayuntamiento de Barcelona, como no podía ser de otro modo, niega tales acusaciones.

Policía H50 ya ha denunciado en artículos anteriores sucesos similares:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *