Consecuencias legales del abandono de animales

0
328
Llega el verano y muchas familias se plantean qué hacer con sus mascotas.

Cada año se abandona de media más de 137.000 animales, o lo que es lo mismo 375 por día.

Lo cierto es que estadísticamente no hay un incremento muy significativo en el abandono de animales en verano, con respecto a otros meses.

Viendo el porcentaje por cuatrimestres, con respecto al abandono de perros, el primero tendría un porcentaje de un 33 %, el segundo un 35 % y el tercero un 32 %.

Con respecto a los gatos si se incrementa significativamente en el segundo cuatrimestre, llegando hasta el 43 %, pero se debe a que durante estos meses del año es su reproducción estacional, dando lugar a camadas no deseadas.

Las principales causas de abandono de los animales son, las camadas no deseadas, el fin de temporada de caza, factores económicos, problemas de comportamiento y pérdida de interés por la mascota.

Consecuencias penales

La Ley 1/2015, de 30 marzo,  modificó el Código Penal introduciendo importantes novedades destacando, entre ellas, la inclusión de  nuevos delitos como, el delito de abandono de un animal.

Desde el 1 de julio de 2015, fecha en la que entró en vigor, la reforma del código penal mencionada,  abandonar un animal es un delito, regulado en el artículo 337 bis del citado código.

El delito de abandono se produce cuando una persona abandona a un animal doméstico, amansado, de granja, gato/a callejero/a, animal de circo, parque zoológico y en general, cualquier animal cuya alimentación y cuidado dependa del ser humano, en condiciones en las que pueda peligrar la vida o integridad del animal.

El Código Penal castiga el delito de abandono con una pena de multa de uno a seis meses.

Además de la multa también se puede condenar al autor del abandono de un animal, a  la pena de inhabilitación para tener animales y ejercer actividades con animales,  durante un plazo máximo de un año.

¿Qué podemos hacer?

Reflexionar antes de introducir un animal en la familia.

Esterilizar para no tener crías no deseadas.

Identificarlos para recuperarlos en caso de pérdida.

Educar para mejorar el comportamiento.

Adoptar para dar un hogar y que otro animal pueda ocupar su lugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here