Daniela de Oliveira Floriano 36 años, desaparecida en febrero de 2019

0
99
Comparte ese artículo

Amigos y familiares de Daniela, la buscan desde el mes de febrero; siendo este mes el último en el que se tiene conocimiento sobre su persona. La última vez que se la ve es en Igualada, Barcelona.

Nacida el 18 de octubre de 1983, Diana como le gusta que la llamen, es de nacionalidad brasileña y vivía en la Calle Sevilla Nº 8 de Villanova del Camí (Igualada).

Hasta la fecha, no ha trascendido mucha información sobre su persona salvo el hallazgo, en su vivienda, de sus pertenencias; senseres personales, DNI, pasaporte y tarjeta de crédito.

Hasta el momento de su desaparición, no se le conocía pareja ni intención alguna por viajar a ninguna ubicación reseñada.

A sus 36 años de edad desaparece sin dejar rastro. Tanto su madre María Neuza de Oliveira Florián como su padre Irineu Paz Soriano, la buscan desde hace ya dos meses. Asimismo, sus amigos y hermanos luchan, encarecidamente, por dar con su paradero.

Concretamente, desaparece el 26 de febrero de 2019. Se efectuó la denuncia por desaparición en la ciudad de Barcelona sin, hasta el momento, obtener dato alguno sobre su paradero. Se han llevado a cabo distintas búsquedas vía redes sociales con el fin de congregar el máximo de datos posibles para el esclarecimiento del caso.

Al mismo tiempo, se ha facilitado el número + 55 27 99 772-9275 destinado a toda aquella aportación que permita a las autoridades nacionales establecer contacto con Diana.

La familia vive angustiada desde el momento de la desaparición, al no poder comprender qué es lo que ha podido sucederle a la joven. Aseguran haber mantenido contacto habitual con ella durante su estancia fuera de Brasil, descartando la desaparición voluntaria desde un primer momento.

Se ruega colaboración ciudadana en los teléfonos 112, 062 y 091. Toda información puede resultar vital en virtud de dar con el paradero de Diana.

Hemos de recordar que, un alto porcentaje de los casos de desapariciones forzosas, se resuelven gracias a la participación social.

En conversaciones, con sus familiares y amigos para este periódico, nos manifiestan que mantienen viva la esperanza de conocer, con la mayor prontitud, qué es lo que ha podido propiciar la ausencia de su querida Diana.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here