Comparte esta noticia

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un grupo criminal especializado en robos con fuerza en establecimientos comerciales por el método del butrón.

Los Mossos han detenido a cuatro personas, dos hombres españoles de 26 y 46 años, un rumano de 55 y una venezolana de 24 a los que se les imputan unos 20 de robos robos con fuerza en Barcelona.

Investigación

La investigación comenzó el 14 de octubre cuando los ahora detenidos robaron en un bar de Barcelona, al que accedieron haciendo un agujero desde la portería contigua. Los agentes identificaron el vehículo que habían utilizado los autores del robo, el cual pertenecía a un hombre al que le constaban varios antecedentes por robos con fuerza.

Tras una larga investigación los agentes concluyeron que los robos habían sido cometidos por un grupo organizado, liderado por un ciudadano de origen rumano.

Modus operandi

La banda de ladrones seleccionaba los bares y vigilaban la zona para saber el horario y el recorrido del propietario. Una vez seleccionado el día del robo distribuían los trabajos, uno vigilaba la zona desde fuera, otro de los ladrones controlaba la escalera del edificio para avisar si salía algún vecino y el jefe del grupo entraba al bar haciendo un pequeño agujero desde la escalera del edificio contiguo.

El jefe del grupo tenía una habilidad de contorsionismo que utilizaba para acceder a los bares. Entraba por agujeros pequeños realizados en lugares inverosímiles, ejemplo de ello es el pequeño agujero que realizó desde el habitáculo del ascensor, justo en la parte inferior y con el aparato en funcionamiento, mientras los vecinos iban subiendo y bajando.

Detención

Los Mossos d’Esquadra procedieron a la detención de los cuatro integrantes de la organización criminal y al registro de dos domicilios donde encontraron un dietario donde el jefe de la banda anotaba todas las gestiones que realizaba para cometer los robos, tales como planos de los locales y de las porterías adyacentes, los puntos donde se tenían que ubicar los otros miembros, rutinas de los propietarios y toda una serie de detalles en el que se podía apreciar su carácter metódico.

Un vez puestos a disposición judicial y tras declarar ante el Juez los dos principales miembros de la banda ingresaron en prisión  y los otros dos han quedado en libertad con cargos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *