Comparte esta noticia

Desactivada una vía de entrada de cocaína a través de Portugal y detenidas ocho personas implicadas

En una operación conjunta de la Policía Nacional, la Policía Judiciaria de Portugal, la Policía Nacional del Ecuador y Agencia Tributaria.

La operación ha supuesto un duro golpe para una organización criminal internacional, a la que se han intervenido 430 kilogramos de cocaína y un total de 70.000 euros.

La droga llegaba camuflada entre bananas -En total se realizaron ocho detenciones y varios registros

La Policía Nacional, la Agencia Tributaria, la Policía Judiciaria de Portugal y la Policía Nacional del Ecuador han abortado la apertura de una vía de entrada de cocaína a través del puerto portugués de Leixões mediante una operación contra el narcotráfico. Ocho personas de nacionalidades españolas, ecuatorianas y colombianas han sido detenidas en esta operación. Además, se han realizado diferentes registros en Madrid y en las localidades gallegas de Villagarcía de Arosa y San Ciprián de Viñas.

La cocaína llegaba oculta en bananas

En el mes de abril del año pasado, la Policía Nacional detectó la celebración de diversas reuniones en Orense entre un industrial de la fruta, un conocido narcotraficante de la localidad pontevedresa de Villagarcía de Arosa y el representante de una oficina colombiana asentada en Madrid y que pretendía abrir una vía de entrada a través de alguno de los puertos gallegos.

En esos encuentros iniciaron los trámites legales para que la droga pudiera llegar a España oculta en una mercancía legal de bananas que había adquirido otro de los implicados.

Las investigaciones policiales revelaron que esa mercancía procedente de Guayaquil (Ecuador) llegaría el 16 de enero al Puerto de Leixões, en Oporto. Por esta razón, se instó al Departamento de Aduanas e II.EE. de la Agencia Tributaria y a la Policía Judiciaria de Portugal a que realizaran las gestiones, consultas y controles pertinentes para determinar la contaminación de la mercancía legal importada.

Dos días más tarde, el contenedor investigado llegó a la sede de una empresa situada en San Ciprián de Viñas, donde se procedió a la detención de todas las personas implicadas. En la propia nave se encontraban, además del frutero, su hombre de confianza y los “notarios” del grupo exportador, que tenían el cometido de atestiguar que la droga llegaba al destino de la forma acordada previamente.

El dispositivo paralelo establecido en Madrid y en Villagarcía de Arosa dio como resultado la detención de nuevos implicados, sumando un total de ocho personas arrestadas. Además de los detenidos, se han intervenido 430 kilogramos de cocaína, 70.000 euros, varios vehículos de alta gama, decenas de teléfonos móviles y documentación relativa a la importación de la cocaína. En estos momentos, la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *