Italia conmocionada, violación y asesinato en manada a una joven de 16 años

0
60

VIOLACIÓN EN MANADA, CONMOCIÓN EN ITALIA.

Desde el año 2009, cuando comenzó a desglosarse en España la estadística para adaptarse a criterios de la U.E, más de un millar de violaciones se vienen contabilizando anualmente.

La cifra aumenta de forma considerable si contabilizamos todos los delitos contra la libertad sexual, aunque estadísticamente no es superior a la media europea.

Desde luego, en este dato, no está incluida esa “cifra negra” de víctimas que no denuncian o violaciones dentro de ámbitos como el familiar, pareja o marginal, que nunca llegan a los juzgados.

Países, en continentes como el africano, ni siquiera presentan estadísticas de este tipo, la vulneración de derechos de la mujer está a la orden del día, forma parte de la “cultura social” e incluso, las leyes no lo prohíben.

DESIREE MARIOTTINI.

La alarma social ante esta lacra se produce tan sólo en situaciones puntuales como la ocurrida en Italia, una violación grupal que acabó con la vida de una joven de dieciséis años, Desiree Mariottini, en un edificio abandonado y “okupado” de Roma.

El crimen ocurrió el pasado día 19 en San Lorenzo, un barrio marginal de Roma, según el periódico italiano Il Messaggero, que aporta muchos detalles sobre el suceso. «Le dieron agua y azúcar mientras moría. Luego, cuando vieron que se estaba volviendo cianótica, la pusieron en un sofá y después murió», publican.

Su agonía terminó en tortura, fue violada en grupo y asesinada después, según los testigos, llevaron a cabo este horrible acto bajo los efectos de la heroína y «por diversión».

                      

DEPREDADORES SEXUALES.

Il Messaggero, describe que el primero de los detenidos fue Mamadou Gara, de 27 años, que confesó a la policía que conocía a Desirée. «Sí, tuvimos relaciones sexuales, pero no la violé. Cuando me fui, ella todavía estaba viva», aseguró en su declaración.

Según el informe policial, Desirée fue «primero drogada y luego sometida a relaciones sexuales repetidas sin consentimiento». Así lo demuestran también «varias lesiones encontradas en el cuerpo y en partes íntimas». Fueron doce horas de agonía inmovilizada de «brazos y piernas» mientras duró la violación de forma grupal.

Desirée vivió un infierno durante dos días. Primero la dejaron prácticamente inconsciente con drogas y alcohol, después la violentaron durante horas hasta su muerte.

La acusación, en principio, se cierne sobre cuatro inmigrantes, al parecer, relacionados con el tráfico de drogas, sin embargo, muchas personas que vivían en ese antro pudieron presenciar lo que pasaba y acaso “participar”.

La policía después de dos días de calvario, tras una llamada, encontró a Desirée muerta.

La autopsia ha revelado la violencia repetida. La fiscal, María Paola Tomaselli, en la orden de detención, los define así: «Depredadores que han violentado salvajemente a una chica muy joven indefensa, sin ninguna piedad».

DETENIDOS

Según publica Il Messaggero, el primero de los detenidos fue Mamadou Gara, de 27 años, que confesó a la policía que conocía a Desirée. «Sí, tuvimos relaciones sexuales, pero no la violé. Cuando me fui, ella todavía estaba viva», trataba de exculparse en su declaración.

Los otros tres detenidos son los senegaleses Brian Minteh, de 43 años, Mamadou Gara, de 27 años, y el nigeriano Chima Alinno, de 46.

«No tengo nada que ver con esta historia. No fui yo, fueron otros», aseguraba Chima Alinno.

Tan sólo el nigeriano Chima tiene permiso de residencia por “razones humanitarias”, el resto son inmigrantes ilegales.

La investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones, algunos medios llegan a afirmar que pudieron participar hasta doce personas en la violación y muerte de Desirée.

                             

ALARMA SOCIAL

Desde entonces las manifestaciones para pedir justicia y mayor seguridad en las calles son diarias.

Italia se halla conmocionada y dividida en buscar culpables: Para unos, la inmigración con diferente cultura y escasas oportunidades sociales, genera la mayor parte de estos sucesos   violentas y hablan de estadísticas carcelarias. Para otros, es un episodio más de violencia dentro de un mundo global en el que debemos poner más medios para evitarla.

Mientras Desirée, con tan solo 16 años, pasará a engrosar el número de víctimas de violencia sexual.

¿Será la última?

EDITORIAL PERIÓDICO DIGITAL POLICÍA H50

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here