Comparte esta noticia

Krystyna Sabenchukk desaparece la mañana del 20 de mayo de 2014. La desaparición se desarrolla en extrañas circunstancias. Existe un desconocimiento total sobre su persona desde que, la joven ucraniana aposentada en España desde hacía tres años, la mañana de la desaparición sale de su casa; supuestamente, persiguiendo el fin de ir al instituto. Fue la última noticia que se tuvo de ella.

Sin duda, recordado como uno de los días más tristes sufridos en el municipio de Xábia.

Distintas líneas policiales abiertas  

Desde entonces, batidas, congregaciones, y multitud de encuentros han tenido lugar en el Xábia en honor a la joven.  En estos ultimo años, las hipótesis que han tenido lugar sobre su paradero han sido múltiples; desde tráfico de personas, hasta crimen machista, pasando por una desaparición voluntaria.

La temática de violencia de género ha revoloteado el suceso al conocerse que tenía un idilio, en la distancia, con un joven de origen ruso pero residente en Alemania, que por lo que se ha investigado, había anulado la voluntad de la joven. De este hecho nace, en los primeros momentos de la investigación, la tesis de una posible fuga conjunta.

Días después de interponer la denuncia, la investigación del caso sufrido un giro cuando, en el armario de Krystyna Sabenchuk se haya una nota manuscrita dirigida a sus padres en las que alude a las pocas ganas que tiene por vivir. Refiere también que el hallazgo de la nota denotaría su no existencia en la tierra.

El teléfono móvil de la joven se observa activo, por última vez, en la zona de Sagunto, estableciendo es dicha ubicación las primeras pesquisas policiales.

Recordar que la última vez que se la vio fue a las ocho de la mañana en la calle Santísimo Cristo del Mar, saliendo de casa sin mochila, sin dinero, ni ningún tipo de documentación que pudiera acreditarla; únicamente de la mano de su móvil hizo salida de la vivienda.

Este escrito, aparte de ser un recordatorio y un ánimo porque el caso no quede en el olvido, también pretende establecer un pequeño homenaje a la familia de la joven que tanto, nos consta, han echado en falta a la joven.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *