Comparte esta noticia
Muchos tienen en mente cuando se habla de la Policía Nacional, una institución de profesionales que luchan a diario contra delincuentes, narcos, traficantes, asesinos y terroristas.

De hecho año tras año, es una de las instituciones mejores valoradas por los ciudadanos.

Sin duda hay grandes profesionales, que pese a los obstáculos que se les ponen día a día, siguen cumpliendo impecablemente su labor.

Pero detrás de todo eso hay una cara oculta, que nadie ve, pero que está ahí.

¿sabías que…?

El cinturón de un policía está cargado de cosas, pero la mayoría son compradas por los propios policías. Guantes anticorte, navaja, kit primeros auxilios, torniquetes, linternas, etc.

Según el plan nacional de tiro, un policía sólo puede realizar 100 disparos al año. 25 cada trimestre, y con esa poca práctica, son considerados peritos en el manejo de las armas. Ni siquiera se permite realizar prácticas de tiro particulares con el arma reglamentaria.

Los policías de paisano no tienen permiso para portar defensa extensible, salvo raras excepciones. Por lo que de tener que enfrentarse a un delincuente, deberá hacerlo con sus manos o con la pistola.

Policía de paisano. Foto Policía H50

El actual uniforme sustituyó al de la camisa blanca y corbata en 2009 y todavía hay policías que no tienen uniforme. En algunas Comisarías es muy difícil conseguir una cazadora, o recambio de la uniformidad.

Hoy en día hay comisarías que se caen a trozos, despachos de la zona sur de España, con los aparatos de aire acondicionado rotos en pleno agosto, oficinas de denuncias sin folios, teniendo que comprarlos los propios funcionarios para poder trabajar.

Medallas que se quedan en los despachos, puestos de trabajo nada gratificantes y muy poco reconocidos (seguridad, calabozos, …)

Enorme falta de personal, con grupos diezmados y una cantidad de trabajo ingente.

Todo esto es lo que no se ve, y gracias a la profesionalidad de miles de Policías, seguirá sin verse, mostrando únicamente a la sociedad su gran trabajo diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *