La muerte del opositor

0
93
La vida de un opositor a Policía Nacional está marcada desde que adquiere la condición de tal. Estudio, ejercicio y un coste económico marcan este proceso.

Sabe que va tener que pasar muchas horas delante de los libros, pero también muchas horas entrenando para las pruebas físicas.

La preparación para la oposición a Policía Nacional es una fase muy dura, llena de incertidumbre en la que se pone a prueba a todos los aspirantes.

El temario está compuesto por 41 temas dividido en tres grandes bloques. Ciencias jurídicas, ciencias sociales y materias técnico-científicas.

Las pruebas físicas que se deberán superar son tres. El circuito de agilidad, las dominadas en el caso de los hombres y la suspensión en barra por parte de las mujeres y la carrera de un kilómetro.

Pero eso no es todo. Además deberán enfrentarse a una prueba de psicotécnicos, a una prueba de ortografía, un reconocimiento médico y la temida entrevista personal.

También de forma voluntaria podrán realizar  una prueba de idiomas (inglés o francés), que podrá mejorar hasta en un punto la nota final.

Tras todo esto recibirán el “Apto” o “No apto”.

Para algunos supondrá enterrar al opositor para nacer como alumno de la Escuela Nacional de Policía.

Para otros, por el contrario, será un tropezón en el camino que debería servir para hacerse más fuerte. Los más fuertes y persistentes, retomarán la vida de opositor, esperando que la siguiente convocatoria sea la suya. Otros muchos abandonarán, ya sea por la desilusión  o por el coste económico que suele llevar aparejado el ser opositor.

Y es que ya sea a través de academias de formación para preparar las oposiciones o adquiriendo el temario y estudiándolo por cuenta propia, hay que realizar un desembolso económico.

                                      Merchandising opositor

Muchas horas de estudio, muchas horas de entrenamiento y muchas horas de imaginarse como cambiará su vida esta profesión.

Unos por vocación, otros porque les gusta el trabajo que se realiza y otros buscando una estabilidad laboral. Todos intentarán que el opositor que llevan dentro muera para ver nacer al Policía Alumno.

Mucha suerte a todos, deseando que puedan “enterrar” al opositor que llevan dentro y llegar a Ávila a una nueva etapa no menos dura y larga que la que finaliza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here