Comparte esta noticia

Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado llevan años buscando mejoras salariales, mejoras legislativas  y mejoras de medios materiales y humanos que los equipare a otras policías del territorio español como son las Policías autonómicas catalana y vasca. Ante unas eminentes Elecciones Generales buscan las respuestas a preguntas que durante años nadie les quiso contestar… De ahí que desde PolicíaH50 continuamos con la ronda de entrevistas a los secretarios de Interior de los principales partidos políticos . Esta vez el turno es para José Alberto Martín Toledano diputado por Ciudad Real del Partido Popular, portavoz de interior del grupo popular en el congreso.

¿Que opinión le merece el modelo policial actual y sus posibles mejoras y cambios? 

Es necesaria la actualización de la L.O. 2/86. En el tema de competencia, existen disfunciones entre las policías autonómicas y la propia Guardia Civil y Policía Nacional.

Hay que regular y precisar las competencias de las CCAA. La competencia en materia de seguridad es estatal y las CCAA tienen carácter colaborador.

El problema es que la L.O. es muy compleja, necesita un profundo estudio y en estos momentos existe demasiada fragmentación política.

El PSOE no colabora, ya lo vimos en la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana (LOPSC), cuyo apelativo «ley mordaza» no se merece.

¿Qué  parecer tiene sobre las discutidas concesiones de medallas en la Policía Nacional?

Hay que modificar el modelo de concesión, buscar más transparencia, su concesión se debe basar en méritos objetivos cuantificables. No puede suponer que la revisión del modelo acabe con una «guerra» entre escalas dentro de la Policía Nacional. Hay que buscar y lograr un consenso, político y sindical.

Los sindicatos no han tenido participación en la concesión, pero luchan por sus afiliados. Hay que centrarse, sobre todo, en las que están pensionadas y lograr una mayor objetividad.

¿Qué opina de los ascensos en la Policía Nacional? 

El modelo debe ser transparente y objetivo. Se ha avanzado mucho, se ha mejorado con los años, hoy por ejemplo se entregan plantillas de los exámenes.

El Gobierno del PP mejoró este aspecto dando transparencia en procesos selectivos, es cierto que hay que avanzar aún más. Pueden existir conflictos de intereses, no es una materia sencilla, se debe avanzar buscando transparencia y objetividad.

Relaciones y conflictos de competencias entre la Policía Nacional y la Guardia Civil.

No creo que fusionar los cuerpos sea lo adecuado, nosotros creemos y confiamos en los dos cuerpos, en sus relaciones y eficacia. Es humano «luchar» por los mejores servicios, mejorar la imagen y ser los mejores para la sociedad. La labor política es planificar las competencias y evitar esos conflictos. Parte de esta pregunta se la respondo en la primera, hay que estudiar y avanzar en ese modelo policial que defina claramente las competencias.

Por otro lado, es difícil alcanzar un consenso con la situación política actual, por el fraccionamiento político que ha llevado al PSOE a pactar con los extremistas. Se puede alcanzar cierto grado de coordinación con las policías locales y de comunidades autónomas.

Creo que el repliegue fáctico de la Policía Nacional en algunas CCAA como Cataluña o País Vasco, va mas allá de los deseable y legal.

La posible incorporación de una pistola eléctrica como arma de dotación policial.

Es necesario mejorar todo el equipamiento policial para cumplir con eficacia sus funciones. La pistola eléctrica es una herramienta ya utilizada a nivel local e internacional, homologable con países europeos. Es preciso dar una adecuada formación para su eficaz y correcta utilización.

El Gobierno del PP, después de la dejadez en el anterior gobierno, avanzó con la equipación de los chalecos, hoy prácticamente lo tienen todos los policías. Lo mismo debe ocurrir con la pistola eléctrica.

La equiparación salarial.

El acuerdo negociado con los representantes de la Policía Nacional y Guardia Civil es bueno e histórico. Ha puesto vías de solución a una reclamación de años atrás.

El texto del acuerdo refleja una subida en 3 años muy importante del salario.

El acuerdo, además, contempla cláusulas que deberían contentar a todos los sectores de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, a saber:

1º.- Ha permitido empezar a cobrar mejoras desde 2018.

2º.- Permite un estudio de las condiciones del pacto, asignado a una auditoría.

3º.- Establece en la cláusula 8ª la necesidad de una ley que fije definitivamente la igualdad salarial entre las policías de España y las modificaciones futuras tengan que ser negociadas en ámbito nacional y aplicables a todos por igual.

Lo que sucede actualmente es que el Ministerio del Interior del Sr. Marlasca y Sánchez está buscando excusas para no cumplir con lo pactado en el acuerdo, y así destaco:

1º.- Han retrasado el pago de la 2ª fase al mes de las elecciones generales, cuando no había motivo legal o excusa para no pagarlo en enero.

2º.- Han solicitado un informe al Consejo de Estado para que les indique que no es vinculante el acuerdo y tener así las manos libre para no cumplirlo.

3º.- Están condicionando el resultado de la auditoría que preveía el acuerdo de equiparación, incumpliendo el pliego de condiciones del pacto y la Ley de Transparencia.

4º.- Se están negando al desarrollo de la cláusula 8ª que prevé una ley de retribuciones para la igualdad salarial, alegando que se invaden competencias que invaden materias autonómicas y que esta ley sería inconstitucional. Esto hay que relacionarlo con la dependencia del gobierno socialista de grupos independentistas.

5º.- La propuesta reflejada en el programa del PP es buscar una solución definitiva ejerciendo la competencia constitucional del Estado en materia de seguridad. Las CCAA tienen competencias de colaboración en esa materia.

En este sentido se desarrollaría la cláusula 8ª del acuerdo de equiparación para aprobar una ley básica estatal  que iguale todas las condiciones laborales y salariales de las diferentes policías de España.

En relación a la descripción de los diferentes puestos de trabajo, las condiciones de permisos, vacaciones, pase a segunda actividad, horas extras, asistencias a juicio… existiría una igualdad de condiciones que permitan establecer el mismo sueldo, con las mismas condiciones, entre la Policía Nacional, la Guardia Civil y las Policías autonómicas.

Para las Policías Locales se establecería un sistema similar pero estableciendo tramos en función de población y presupuesto.

Con el desarrollo de la cláusula 8ª del acuerdo se atienden todas las reclamaciones planteadas por los sindicatos y asociaciones, entre ellas JUSAPOL.

Finalizamos la entrevista con nuestro más sincero agradecimiento a José Alberto Martín-Toledano  por su disposición, recibirnos y atendernos de forma cordial y responder a las preguntas que preocupan al colectivo policial.

Muchas gracias, ponemos a su disposición este medio para cuanto desee.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *