Notre Dame: inspección ocular en un incendio. Investigación de incendios, recogida de indicios.

0
31
Comparte esta noticia

NOTRE DAME

Eran las 18:50 horas cuando prendió el fuego en la catedral de Paris, Notre Dame.

La primera actuación es apagar el incendio por parte de Bomberos, a partir de ahí…, he aquí las pautas generales de actuación policial en un incendio.

 ACTUACIÓN GENERAL POLICIAL

El fuego es el efecto de la combustión. La combustión es una reacción química, exotérmica, de oxidación, en la que intervienen siempre tres elementos; combustible, comburente (oxígeno) y energía de activación (calor). Estos tres elementos constituyen el triángulo de fuego y han de darse en las  proporciones adecuadas. Lo que arde es la parte del combustible vaporizada por el calor, no la parte sólida o líquida del mismo.

El tetraedo del fuego está formado por los tres elementos anteriores más la reacción en cadena, que es la facilidad que tienen las moléculas de transmitirse el calor unas a otras y, por extensión, unos combustibles a otros.

La combustión emite como resultado cuatro productos; humo (partículas de combustible en suspensión), llamas (vapores incandescentes), gases (asfixiantes, irritantes o tóxicos) y calor.

El calor puede transmitirse por contacto directo con el combustible; por conducción, a través de un sólido (cables, vigas, tuberías…); por convección, mediante el aire en movimiento; y por radiación, a través de ondas electromagnéticas, al igual que ocurre con la luz solar.

El fuego puede propagarse en sentido vertical, ascendente o descendente, u horizontalmente cuando no existe vía ascendente.

Los mecanismos de extinción del fuego son; enfriamiento o eliminación del calor para reducir la temperatura del combustible (agua..); sofocación, reduciendo el porcentaje de oxígeno (cubriendo con una manta…); desalimentación, mediante la retirada del combustible, y rotura de la reacción en cadena, impidiendo la transmisión de calor de unas moléculas a otras, mediante el empleo de determinados compuestos químicos.

OBJETIVOS DE LA INSPECCIÓN:

En esta clase de inspecciones oculares se persiguen cuatro objetivos; encontrar el punto o foco de origen del incendio, hallar la fuente de calor o energía de activación, determinar la causa por la que la fuente de calor entra en contacto con el combustible y establecer la categoría del incendio (natural, accidental, intencionado).

PROTOCOLO:

Tras el acordonamiento del lugar, se procede a la obtención del reportaje fotográfico y de tomas de video.

Se observarán los horizontes de humo y los conos de calor en aquellos puntos donde se aprecien los efectos destructivos de mayor intensidad. En ellos o en sus proximidades se buscará el foco primario (o los focos primarios) del incendio, prestando atención a todos aquellos elementos que se encuentren y puedan haber constituido la fuente de calor productora del siniestro. El cono de calor presenta una señal característica en forma de “V”, cuyo vétice indica el punto de origen del incendio.

Se determinará la forma de propagación (el recorrido) del incendio. Las marcas de fuego que presentan los objetos combustibles (teléfonos, bombillas …) indican el sentido de la procedencia del mismo.

Se observará el estado de puertas y ventanas, si están abiertas o cerradas, si presentan, o no, señales de forzamiento. Si los bordes de las puertas tienen restos de humo, estaban cerradas durante el incendio; si presentan abrasión, se encontraban abiertas. Si las puertas y marcos se han consumido por el fuego, se buscarán entre los restos de sus bisagras para comprobar si se encuentran plegadas o desplegadas, lo que indicaría que se hallaban cerradas o abiertas, respectivamente, durante el incendio. Si el fuego se propaga desde el exterior hacia el interior, se apreciará un cono de calor en la base de la ventana; si se propaga desde el interior hacia el exterior, se observará un horizonte de humo desde el borde superior de la ventana hacia arriba. Las fracturas térmicas de cristales se extienden por su superficie sin un punto común de convergencia; cuando los cristales estallan por efecto del calor, los fragmentos caen en el sentido del mismo, dejando un orificio de bordes irregulares y curvilíneos; cuando se producen explosiones (bombonas de butano…), los cristales afectados presentan lesiones en forma de roturas parciales longitudinales.

Se observará la red de protección pasiva contra incendios (mecanismos de seguridad, extinción…), si existe, para detectar posibles anomalías de instalación o de funcionamiento.

Se determinará la posible existencia de elementos o circunstancias que lo hayan favorecido (mesas sillas, papel, etc… apilados junto al foco, ventanas abiertas para facilitar la entrada de aire…), la presencia de objetos que no sean propios del lugar (bidones de gasolina..) o la ausencia de aquellos otros que sí lo sean (efectos de valor personal o sentimental..), la existencia de varios focos originarios o de impedimentos que retrasan o dificultan las labores de extinción (puertas bloqueadas, averías en los mecanismos de extinción…) etc…, aspectos éstos que inducen a sospechar que el incendio ha sido provocado.

Los acelerantes (gasolina, gasóleo..)producen abombamientos en la conjunción de las baldosas del suelo, dejan manchas en forma de círculos concéntricos u residuos en las superficies porosas.

Se examinará la instalación eléctrica para poder establecer su posible implicación en el origen del incendio, en función de su proximidad al foco principal del mismo. Cuando el fuego es producido por un cortocircuito eléctrico, el cable queda suelto y se desliza fácilmente dentro de la cubierta aislante. Cuando el fuego ataca al cable desde el exterior, éste queda firmemente adherido a al cubierta plástica. En ambos casos, pueden aparecer bolitas de cobre fundido adheridas al hilo conductor. Los pequeños aparatos eléctricos producen muchos incendios al sobrecalentarse y entrar en contacto con combustibles próximos. Las bombillas pueden inflamar combustibles por contacto directo.

Se tomarán muestras de los diferentes focos, unas más superficiales y otras más profundas, a medida que se desescombra, anotando el lugar concreto de donde proceda cada una de ellas. Se recogerán todas aquellas sustancias que despidan un olor particular. Se tomarán, asimismo, blancos (elementos no afectados por el fuego) para los correspondientes análisis comparativos. Pueden encontrarse huellas dactilares con valor identificativo sobre superficies afectadas posteriormente por el hollín. Los recipientes de vidrio son los más idóneos para el embalaje de muestras, tanto sólidas como líquidas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here