Comparte esta noticia

Hoy en día las tareas que desempeña diariamente un funcionario policial en guías caninos, se asemejan en prácticamente nada a las que desempeña un compañero suyo en acústica forense.

Si la prensa nos muestra un video de una persecución policial donde el vehículo “Z”, mientras circula a gran velocidad por una vía urbana no cerrada al público, realiza una maniobra sobre el vehículo perseguido, interrumpiendo su huida y sin causar ningún daño, también nos muestra declaraciones de instructores de cursos de conducción de seguridad de empresas privadas, que una vez visionan los videos, se deshacen en elogios sobre lo que ven. “Ejecución perfecta. Video instructivo y didáctico de cómo se hacen este tipo de cosas…”

Dentro de la Policía Nacional (la Guardia Civil tiene mucho mas andado en este camino), se contempla la especialización como algo inherente a la labor diaria, pero solo a nivel responsabilidad. Dentro de la Policía Nacional lo que debería ser la norma, el pago de una especialización laboral, es lo  extraordinario. Poco más que TEDAX, GEO, UIP tiene, aunque sea paupérrimamente, reconocida económica o profesionalmente la especialización que el desempeño de sus funciones requiere.

Resulta paradójico que se exige determinada formación específica para un montón de puestos de trabajo, que se debe adquirir con posterioridad al paso por Ávila, y que esta adquisición  es asumida de forma natural, sin contemplar si quiera la norma mas básica: la remuneración acorde a la especialización.

Eso no significa que la DGP no entienda que ciertas labores deban desarrollarse una vez se haya especializado en la materia al funcionario. De hecho en la práctica,  los puestos de trabajo que convoca cada año el concurso específico de méritos de Policía Científica, los llama  “especialista escala básica, especialista escala subinspección…” Las nóminas que cobran esos funcionarios, les reconoce también en esos puestos de trabajo como “especialistas en policía científica”. Muchas veces son llamados a los juzgados en calidad de “peritos”. El Derecho por su parte,  entiende que un perito es un profesional dotado de conocimientos especializados. Todo el mundo está de acuerdo en eso. Se debe especializar al policía, y por eso se hace.

Sin embargo no entiende la DGP  que esa especialización haya que pagarla o reconocerla profesionalmente.

Un Guardia Civil, que sin haber recorrido el camino que otras FFCCSS, ha andado mas que la Policía Nacional, que se encuentre adscrito a un grupo de policía judicial tiene un complemento de 297,82 euros cada mes, en concepto de productividad estructural. No parece que le resulte caro a la DGGC gozar de especialistas de policía judicial. Salvo si lo comparamos con el complemento de los policías nacionales por desarrollar las mismas funciones en su ámbito territorial,  que estos lo hacen gratis.

Por si todo esto no fuera increíble, la policía científica lleva ya unos años “acreditada en calidad”. Es largo de explicar que significa esa acreditación en la labor diaria,  pero no deja de ser una certificación externa que asegura que se trabaja con el grado de especialización necesario para que cualquier tribunal europeo de validez a sus dictamines.

No solo es un problema económico. También es un problema de gestión y de profesionalidad.

Es de gestión porque es difícil encontrar el sentido a que un policía realice innumerables cursos de capacitación y especialización en una rama, (siguiendo con el ejemplo de policía científica), para que un simple traslado, o un ascenso pueda significarle que se incorpore en un puesto de trabajo que no implique ningún uso de sus conocimientos. Adquiridos todos ellos con el consiguiente coste para la administración, y el grado de implicación y esfuerzo del policía.

Es de profesionalidad porque si bien la CGPC tiene laboratorios biológico o  químico, es difícil atraer funcionarios con estudios necesarios en esas tareas, si no se está dispuesto a reconocer económicamente su labor. Y tampoco se puede considerar un incentivo a la formación saber que un traslado o un ascenso te pueden situar lejos de tus conocimientos especializados, que con tanto esfuerzo y tiempo has conseguido.

Todo esto se podría arreglar con un proyecto de reconocimiento de cada especialidad. Tanto a nivel laboral, como económico. Quizás solo sea una cuestión de voluntad…

Artículo de Nacho: es un idealista con los pies en la tierra, destinado en policía científica.

Lástima que el destino separe lo que los valores unen.

Un orgullo ser tu amigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *