¿Podemos los policías grabar nuestras intervenciones?

4
1190
Comparte ese artículo
  1. Se trata de una de las preguntas más recurrentes que nos hacemos a diario: ¿Podemos los policías grabar nuestras intervenciones por iniciativa propia?

No nos andaremos con rodeos, desde Policía H50 defendemos que sí, siempre y cuando la grabación se realice en espacios públicos. Si dicha grabación se tomase en espacios privados, como un domicilio, sin consentimiento del interesado o de un juez,  podríamos estar vulnerando un derecho fundamental como es el derecho a la intimidad.

Como no podía ser de otra manera,  fundamentaremos nuestra respuesta basándonos en la legislación vigente y en la jurisprudencia más reciente.

Tras la profunda reforma llevada a cabo en 2015,  se incorporó a la LECrim, el artículo 588 quinquies  y siguientes sobre la captación de imágenes en lugares o espacios públicos.

1. La Policía Judicial podrá obtener y  grabar por cualquier medio técnico imágenes de la persona investigada cuando se encuentre en un lugar o espacio público, si ello fuera necesario para facilitar su identificación, para localizar los instrumentos o efectos del delito u obtener datos relevantes para el esclarecimiento de los hechos.

2. La medida podrá ser llevada a cabo aun cuando afecte a personas diferentes del investigado, siempre que de otro modo se reduzca de forma relevante la utilidad de la vigilancia o existan indicios fundados de la relación de dichas personas con el investigado y los hechos objeto de la investigación. 

Con anterioridad a dicha reforma, y pese a la ausencia de su regulación expresa, venía siendo aceptado por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo el marco de actuación de la policía judicial previsto en el precepto transcrito, donde el empleo de grabaciones móviles podrá ser decidido por propia iniciativa por los agentes de policía. 

Acudiendo al reciente jurisprudencia, encontramos que la STS 329/2016, respalda nuestra postura afirmando que:  “es cierto que ningún derecho fundamental vulnera el agente que percibe con sus ojos lo que está al alcance de cualquiera. El agente de policía puede narrar como testigo cuanto vio y observó cuando realizaba tareas de vigilancia y seguimiento. Nuestro sistema constitucional no alza ningún obstáculo para llevar a cabo, en el marco de una investigación penal, observaciones y seguimientos en recintos públicos. 

Un paso más allá al respecto da el alto Tribunal en esta reciente sentencia con carácter jurisprudencial:

  STS. 1594/17 :En cualquier caso la grabación de lo que está al alcance físicamente de la vista de los agentes es lícita y no vulnera derecho fundamental alguno ni norma procesal que disponga lo contrario, de la misma forma que no se vulneran los primeros cuando la policía investiga a un sospechoso con el objeto de obtener indicios que lo relacionen con un hecho criminal…”

 Esta misma sentencia recoge que “la incorporación de las filmaciones como medio de prueba al juicio oral tiene lugar mediante la ratificación y declaración testifical de los agentes intervinientes en las mismas, pues aquéllas forman parte del atestado que tiene naturaleza de denuncia.” 

Como excepción a la norma, señalaremos una SAP de Madrid 273/2017, en la cual se admitió como prueba, junto a la ratificación policial en pleno,  una fotografía tomada en el interior de un domicilio,  del  cuerpo sin vida de una mujer maniatada en su cama, con evidentes signos de tortura. El Juez basó su sentencia condenatoria en dicha imagen.

Conviene recordar, la valoración libre de la prueba por parte de el Tribunal sentenciador, conforme al artículo 741 LECrim

LO 4/1997, de 4 de agosto

Por contra a lo descrito anteriormente,  la LO 4/1997 sobre la regulación de vídeo cámaras por las FFCCS en espacios públicos, establece como requisito para el uso de cámaras móviles, la autorización del máximo responsable provincial de las FFCCS, así como la existencia de un peligro concreto.

A nuestro juicio nos encontramos con una ley obsoleta que precisa con urgencia adaptarse a la nueva realidad que vivimos y a los dictámenes establecidos por la reciente  jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Régimen Interno

Como ven a nivel jurídico estamos respaldados, ¿ pero también lo estamos internamente ?

A decir verdad cada Cuerpo puede tener su propio marco normativo al respecto.  En el caso de la Policía Nacional, si llevamos la cámara adherida a la uniformidad, que es lo más práctico, podríamos encontrarnos con la reprobación de un superior demasiado estricto,  quien nos  podría ordenar a despojarnos de ella. El argumento tipo será el que todos conocemos:  no ser parte de  dotación reglamentaria. En ese caso, tendríamos la batalla perdida.

Pero, ¿ y un móvil?. Que se sepa aún no existe instrucción o norma que impida el uso del teléfono móvil por parte de los miembros de las FFCCSE .

Y es que vivimos en una sociedad donde todo se graba. Convivimos con total normalidad con cámaras de video-vigilancia, móviles… Incluso existe una  ley que permite a los ciudadanos  filmar a los policías en el ejercicio de sus funciones.

Así pues: ¿ Alguien entendería que un policía no pudiese grabar pero sí ser grabado?

Policía H50

4 Comentarios

  1. A mi entender no se puede grabar basándonos en el mismo principio del derecho a la protección de la imagen de la persona. Es decir la misma base que en vuestro artículo redactáis. Es decir que graben al policía siendo esto infracción grave de la citada ley.
    Por ende a nivel penal no habría repercusión porque se puede utilizar “cualquier medio de prueba” tal sería el caso lnverso de un ciudadano que grabe abusos por pere de un polcia… pero si sanción por la AEPD. Las imágenes captadas deben guardar en un dispositivo seguro dado de Alta y bajo un responsable..

  2. A mí entender …… Más bien entiendo bien poco.
    Je, me explico, mi ámbito de conocimiento no ocupa al sector público, ya que no deseo, ni interferliro, ni juzgarlo.
    Pero lo que dices cierto, es que si un policía tomara imágenes en vía pública…… éstas quedarían reguladas por lo dispuesto para las grabaciones de las FFCCSS en vía pública, y no a disposición arbitraria del agente.

    Paralelamente, si un Vigilante de Seguridad, tomara imágenes de sus actuaciones en el lugar (privado), donde prestara servicio, dichas imágenes serían consideradas del sistema de videovigilancia responsabilidad de su cliente, tratadas, en categoría de encargada, por la empresa de seguridad privada, quedando fuera de la disposición arbitraria del VS .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here