Comparte esta noticia

COMUNICADO UNA POLICÍA PARA EL S.XXI:

El Ministerio del Interior ha aprobado por fin la constitución de la plataforma en asociación. En próximas fechas iremos informando de los pasos para hacerse socios.

La intención de la nueva asociación es revertir todo el modelo policial actual y cambiarlo por uno que apueste por:

1- Una carrera profesional digna y justa basada en la experiencia de campo y la especialización y no en la superación de estúpidos exámenes teóricos.

2- La creación de cuerpos territoriales únicos e integrales en cada territorio para la atención de la seguridad ciudadana y la delincuencia común, unión de la pluralidad de cuerpos actuales y con dependencia orgánica todos del Ministerio del Interior, supeditados al/los cuerpo/s de carácter nacional.

3- La exigencia legal de los concursos de méritos para el acceso a cualquier puesto en cualquier cuerpo que premien ante todo la experiencia operativa y la especialización en las diversas áreas de la actividad criminal.

4- La aplicación del resto de medidas propuestas en el trabajo Una Policía para el S.XXI.

Para la consecución de lo anterior trabajaremos con una doble vía:

1- Propuestas a los diferentes actores políticos para un cambio total del modelo policial en tres niveles: estructural, operativo y en los procesos de liderazgo tal y como venimos defendiendo hasta ahora tanto en el Congreso de los Diputados como en todas las reuniones que hemos mantenido con los diferentes partidos.

2- Propuestas concretas para que sean defendidas por los sindicatos y asociaciones policiales en los diferentes foros oficiales, informando siempre de quiénes se suman a ellas y quiénes no.

De este modo lanzamos en el día de hoy las dos primeras propuestas para que sean defendidas por todos los sindicatos y asociaciones en sus programas empezando por los de la Policía Nacional ante la cercanía de las elecciones al Consejo.

La policial es una profesión universal, los problemas de los policías son prácticamente los mismos en todos los cuerpos y tenernos separados y enfrentados es una gran victoria del poder político.

PROPUESTAS:

 1- Obtención de la categoría de “Instructor”, con su correspondiente componente económico a los cinco años de servicio en seguridad ciudadana que permita al agente patrullar con funcionarios de prácticas y en sus dos primeros años en el cuerpo (complemento económico que se consolida hasta el fin de la carrera profesional).

MOTIVACIÓN:

  • Premiar a los hasta ahora policías peor tratados: los policías de la calle.
  • Generar valor añadido en la instrucción sobre el terreno de los policías de nuevo ingreso.
  • Valoración profesional de aquellos policías que conocen la realidad delincuencial de una determinada ciudad o pueblo, su idiosincrasia criminal, los puntos negros y delincuentes habituales, etc. y que poseen una especial implicación con la población (optimizar el servicio al ciudadano).
  • Impacto en la motivación de los agentes que constituyen la primera línea de batalla frente a la delincuencia.
  • Reconocimiento alternativo de los inexistentes (dependiendo de los cuerpos) complementos de peligrosidad, penosidad o nocturnidad, algo inexplicable en una profesión como la policial y que permite que agentes en trabajos administrativos con horarios de oficina cobren el mismo salario que aquellos que se juegan la vida 24h/365d al año, con el correspondiente impacto en la desmotivación de los primeros que genera un correlativo peor servicio al ciudadano.

El coste de trabajar en la calle puede suponer en un mal día la vida o el fin de la carrera profesional, si ese coste no tiene beneficios, nadie querrá asumirlo con eficacia.

2- La creación en cada sede policial de la figura del responsable de recursos humanos mediante perfil o votación de los agentes de cada dependencia. Esta figura será independiente del mando de la dependencia policial y se encargará de la provisión de las diferentes vacantes de puestos (el gobierno de los mejores) a través de concursos de méritos tasados donde se valore sobre todo la experiencia operativa de campo y la especialización en los diferentes puestos.

MOTIVACIÓN:

  • Sustitución del actual sistema de provisión basado en la “confianza” que castiga a los mejores y premia a los sumisos, que demoniza a los policías decisores y eleva a los altares a los ejecutores de las órdenes del mando.
  • Si un mando no sabe trabajar con los mejores es que no está preparado aún para serlo.
  • Los mejores en los diferentes puestos trabajan para la gente, su currículum les avala. Los nombrados a dedo trabajan habitualmente para mantener la estructura de poder que los nombró, no para los ciudadanos.
  • Una selección justa de los recursos humanos tiene un impacto enorme en la motivación que supone elevar la eficiencia reduciendo los costes. Nadie calcula el gasto y el impacto en el servicio al ciudadano que tiene tener a miles de policías “quemados” por decisores arbitrarias de los mandos que se enfrentan a la realidad de que el esfuerzo y la implicación personal no sirven de nada en una administración que premia más la obediencia ciega y el trabajo interior de mantenimiento de la estructura que el exterior de servicio al ciudadano. Si debes tu puesto a “alguien” siempre estarás en deuda con él, y los policías sólo debemos estar en deuda con los ciudadanos de bien que pagan impuestos para que les demos seguridad.

Son sólo 2, es sólo el principio…. esperamos llegar hasta el final, hasta el cambio total de nuestro modelo policial por un modelo del S.XXI.

EL EQUIPO DE UNA POLICIA PARA EL SIGLO XXI

Samuel Vázquez Álvarez

Coordinador General de la plataforma Una Policía para el S. XXI

Miembro de los grupos operativos de respuesta de la Policía Nacional.

Diplomado en Criminología.

Escritor y articulista de prensa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *