Comparte esta noticia

Ángel es un compañero destinado en el servicio de radiopatrullas, trabaja en una comisaría cercana a Madrid. Vive con ilusión su día a día… es un verdadero “patrullero”.

Se encuentra en Lugo, con unos días de permiso, visitando a su familia y nos envía esta carta…. Un honor:

Antes de nada pedir disculpas por el tostón pero creo que es digno de leer y en especial a los que critican las intervenciones como puede ser una identificación policial, os explico una cosa… pongamos por ejemplo que un delito como robos con violencia son cometidos en un 80 % por personas de X características, bien pues si repunta ese delito en cierta zona se intensifican las identificaciones de los ciudadanos que coincidan con dichas características que se encuentren por las cercanías.

Bien partiendo de ahí imaginemos que vas tan contento caminando por la calle y te llega una persona y te aborda de forma sorpresiva por la espalda rodeando tu cuello con su brazo y levantándote en el aire, mientras frente a ti se pone otra persona y mientras blande una navaja que te apunta al riñón te empieza a registrar y llevarse tu iPhone de miles de euros, tu cartera (con tu dni y toda tu documentación y dinero efectivo y tarjetas) y las llaves de tu casa (andaaaa si saben donde vives por el DNI y tienen tus llaves), en ese momento piensas puta policía nunca está cuando se la necesita, pero aún así, resignado vas a comisaría y presentas denuncia, los profesionales de investigación te hacen un acta de reconocimiento fotográfico y CARAMBAAAA ahí están los malnacidos que te han sacado de tu burbuja ideal de que todo el mundo es bueno! Ya empiezas a pensar… jodeeer pues va a ser que la policía no es tan mala…
Bien pues para que los profesionales de investigación puedan ponerte entre veinte fotogramas la cara de los dos mal nacidos que te han atracado, hay que dar las gracias a esas identificaciones que la gente que por el momento vive en su burbuja de los mundos de yupi dice que son arbitrarias y porque la Policía somos unos racistas.

Ahora otro ejemplo… sales por la noche de fiesta y el típico macarra de discoteca empieza a empujarte y a decir que le has mirado mal (claro está es el precepto para buscar la bronca del descerebrado que va hasta el culo de todo) y en esas de golpe y repente sin darte cuenta empiezas a notar que tienes la camiseta mojada y te empieza a quemar como si te hubiesen marcado el estómago con un hierro al rojo vivo… y vaya te das cuenta que te han apuñalado!!! Pues a lo mejor si a esa persona se le hubiese identificado y hecho un cacheo superficial se le podría haber ocupado esa navaja traicionera que te HA MATADO! Si señores y señoras, la gente mata, la gente viola, la gente roba… hay muy mala gente ahí fuera, pero dad las gracias a dios que existe esa delgada línea azul y verde que nos ponemos o intentamos ponernos en medio de la mala gente y vosotros.

Ahora la próxima vez que decidáis criticar una intervención policial poneros en la piel de la potencial víctima en vez de la del potencial delincuente. Perdón por el tostón como os dije al principio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *