Comparte esta noticia

Ayer dábamos cuenta de la última hora y primera inspección ocular de los dos menores asesinados en Godella, posiblemente a manos de su madre, aunque falta por esclarecer el papel que jugó el padre que continua detenido.

Amiel e Ichel, de tres años y medio y cinco meses, respectivamente, a manos de sus padres. Se acusa a María Gombau, de 27 años, y a su pareja Gabriel Salvador Carvajal, de 32, de un delito de homicidio hasta que se determine si fueron ambos o solo uno.

SALUD MENTAL DE LOS PADRES

Podrían sufrir algún tipo de trastorno, sus declaraciones eran incoherentes y algo fantasiosas.

Se debe analizar su estado mental.

PRIMERA INSPECCIÓN OCULAR.

La primera inspección ocular de los cadáveres de los niños se aprecia ciertos golpes por distintas partes del cuerpo y en concreto en la cabeza.

No se puede precisar la forma homicida aún hasta confirmación de autopsia.

RESULTADO DE AUTOPSIA

Según informan las autopsias realizadas ayer a los pequeños en el Instituto de Medicina Legal de Valencia han revelado que ambos murieron por múltiples fracturas en el cráneo.

Supuestamente estos golpes le pudieron ser infringidos junto a la piscina donde se hallaron restos de sangre.

Los forenses han descartado que fueran sumergidos en agua como habría declarado el padre.

PENDIENTE

Después de causarles la muerte fueron enterrados en sendas fosas señaladas por la madre.

El papel del padre aún no ha trascendido.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *