Comparte esta noticia

Los partidos llegan a un acuerdo, pendiente de votación, para eliminar las trabas que limitan el derecho de manifestación, a fotografiar agentes y a plantar marihuana, siempre que no sea delito, entre otros factores

Los grupos parlamentarios han alcanzado un principio de acuerdo sobre el texto presentado por el PNV para despenalizar, eliminar o suavizar muchos artículos de la Ley de Seguridad Ciudadana (la conocida como ley mordaza).

Pese a que aún debe pasar el trámite de la votación, en principio se habría llegado al consenso necesario para disponer de la mayoría necesaria para la consumación de modificaciones.

Parece ser que estas variaciones vendrían impuestas por el partido Unidos Podemos y su líder Pablo Iglesias, como condición sin ecuánime para aprobar los Presupuestos Generales del Estado elaborados por el Gobierno.

Entre otras modificaciones, el texto que finalmente se llevará al pleno de la Cámara Alta para su aprobación recoge que no se sancionará, con carácter general, a los ciudadanos que graben a los policías que participen en los operativos de control de las protestas. Sí seguirá siendo infracción el uso y difusión intencionada de datos o imágenes de estos agentes cuando generen un peligro concreto para ellos y sus familias o pongan en riesgo una operación policial.

Si embargo, la Agencia de Protección de Datos podrá seguir sancionando esta conducta aludiendo al “carácter persona” de los agentes.

En el siguiente enlace se disponen de las primeras resoluciones que avalan esta nueva “arma policial”: La Agencia de Protección de Datos, nueva aliada de los policías

Los parlamentarios también han decidido que deje de ser una infracción grave el uso público e indebido de uniformes, insignias o condecoraciones o réplicas de los distintivos que utilizan los agentes, por lo que será más habitual si cabe la comisión de delitos haciendo uso los autores de uniformes policiales.

Se reduce el tiempo máximo de retención en comisaria de un ciudadano para su identificación a dos horas (actualmente son seis horas), pudiendo elevarse hasta seis “en circunstancias excepcionales”, que deberán estar suficientemente motivadas y justificadas.

Los cacheos con desnudo integral estarán prohibidos en la calle salvo peligro inminente para la vida o la seguridad.

En relación con la prostitución, seguirá siendo considerada falta grave demandar y ofrecer prostitución en la vía pública.

Drogas

La tenencia de drogas en la vía pública pasa a ser una falta leve sancionable con multa y no grave como hasta ahora, lo que para muchos en un llamamiento al consumo en un momento de repunte en nuestra sociedad del consumo de la heroína y cocaína.

No será una infracción el cultivo de marihuana en lugares visibles al público cuando esta actividad no llegue a ser constitutiva de delito, por lo que la sociedad se acostumbrará a ver los edificios y casas adornados con vistosos maceteros en sus balcones y terrazas con plantas de marihuana y otras sustancias.

Si bien no se eliminará como falta grave el consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública ni las llamadas cundas (vehículos que traslada a toxicómanos a lugares donde se vende la droga).

Manifestaciones, concentraciones y daños

Se modifican los plazos establecidos en el derecho a manifestación y reunión. La actual ley establece la necesidad de comunicar por escrito una manifestación a la autoridad gubernativa competente en un plazo de 10 días como mínimo y 30 como máximo, excepto que la concentración se convoque por razones extraordinarias y graves, ya que en este caso se establece un procedimiento de urgencia que permite la comunicación con 24 horas de antelación.

La nueva redacción quiere reducir el tiempo de comunicación del procedimiento de urgencia a 4 horas y se elimina la posibilidad de que la Policía pueda disolver una manifestación por el mero hecho de no haber sido comunicada.

El partido en el Gobierno está conforme con el texto presentado por el PNV y apoyado por Unidos Podemos donde se recoge que la manifestaciones en las inmediaciones del Congreso y el Senado no serán sancionadas siempre y cuando las convocatorias sean pacíficas y no impidan el acceso de los representantes políticos a los edificios.

Los responsables de los posibles daños que se produzcan en las manifestaciones no serán los convocantes, como hasta ahora, sino las personas responsables que los comentan; y las sanciones por estos desperfectos se ajustarán a las capacidades económicas de los autores.

 

Comments

  1. Vamos que lo que quieren que la gentuza y sin vergüenzas tengan más manga ancha si cabe , pues nada adelante, también podrian regular dentro de la ley como al observar ilícitos los agentes deben quedarse dentro del patrulla tranquilamente. Vaya tela. Vaya tela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *