Comparte esta noticia
Alfonso Ussía, columnista en el diario La Razón, escribió ayer un artículo que puso en pie a Policías y Guardias Civiles.

En el artículo exige que se equipare a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado con las policías autonómicas, como los Mossos o la Ertzantza, a la vez que critica la forma de gastar el Gobierno el dinero público en “causas absurdas”.

«Se me antojaría correcto que, de sobrar el dinero, se mantuvieran las miles de asociaciones feministas, se subvencionaran las películas de Trueba y Almodóvar y se financiaran las asociaciones interplanetarias de sexo»

Para equiparar los salarios de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía con los diferentes grupos policiales autonómicos –especialmente los Mozos de Escuadra en Cataluña y la «Ertzantza» en las tres provincias vascas–, son necesarios 1.500 millones de euros, y no los 800 que el ministro del Interior rebajó por motivos que tienen mucho más que ver con la mentira que con la realidad.”

1.500 millones, que según recuerda Ussía, se derrochan “para mantener asociaciones, subvenciones, talleres y toda suerte de financiaciones para chulos del sistema”.

 Aprovecha para dar un repaso a las subvenciones tales como el cine español: “ Las asociaciones las mantienen sus socios, el cine es una actividad privada que habrían de sostener los productores y no los contribuyentes, y el resto de los chiringuitos chuleados por los vagos, y que nada aportan a España y los españoles, harían bien en desaparecer”.

Alfonso Ussía, columnista de La Razón.

También recuerda las más de dos mil asociaciones feministas que son sufragadas en Andalucía.

“Leo con estupor, y la fuente es el Instituto Andaluz de la Mujer, que sólo en Andalucía, entre asociaciones y federaciones generosamente sufragadas por el dinero de los impuestos, se mantienen 2.277 chiringuitos feministas”.  Y se pregunta: Si en Andalucía se subvencionan 2.277 asociaciones feministas, ¿cuántas recibirán similar trato en el resto de España?

Finaliza su artículo con algo que muchos piensan y “casi nadie” dice.

A mí, personalmente, y con la distancia del poder que me caracteriza, se me antojaría correcto que, de sobrar el dinero, se mantuvieran las miles de asociaciones feministas, se subvencionaran las películas de Trueba y Almodóvar, se financiaran las asociaciones interplanetarias de sexo, se gratificara el uso del burka, se estudiara la genética de la lenteja y se activara la creación de talleres de masturbación femenina en grupo.

Pero como no sobra el dinero, y la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía siguen siendo víctimas de una gamberra injusticia, pido que al menos, durante el tiempo necesario, el dinero público vuele del bolsillo de los chulos a las familias de los héroes y servidores de todos los españoles. No sucederá, pero resulta gratificante figurarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *