Comparte esta noticia

Por Albert Castillón

Su abogado será quien decida si usted se ve privado o no de libertad. Así de importante es elegir bien un abogado penalista, en buena medida contratar un buen o mal abogado determinará la sentencia.

Entre tanta oferta, ¿cómo encontramos al mejor abogado penalista que garantice la mejor asistencia jurídica para nuestro caso?

Habrá que tener en cuenta el número de casos de éxito, un profundo conocimiento de la materia, la buena oratoria y hasta una buena presencia. Las grandes firmas y los nombres más reconocidos en el sector penal, entre los que encontramos a Choclán Montalvo, Martell, Ayala o Aguilar, siguen con sus exitosas carreras, pero a la vez algunos despachos más modestos empiezan a tomar la delantera.

Entre todos ellos, despunta el joven penalista Juan Gonzalo Ospina. Pese a sus 32 años, Ospina se ha convertido en uno de los rostros más visibles del derecho penal español: diputado más joven de la historia del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, profesor de derecho en distintas universidades, colaborador habitual de televisión y radio, escritor, columnista y padre de familia.

Su despacho, Ospina Abogados, ha sido seleccionado como el mejor valorado por usuarios y crítica por segundo año consecutivo. En lo que llevamos de 2019, ya son más de 30 los casos de éxito, ha conseguido, entre otros, la absolución en el Tribunal Supremo de un condenado a 19 años de prisión por un delito de abusos sexuales que no tuvo lugar, la paralización de varios procesos de extradición en la Audiencia Nacional o el archivo de numerosos delitos económicos relacionados con estafas informáticas y Bitcoins.

Estos días, se encuentra trabajando a tiempo completo en la defensa de varios de los jugadores de fútbol presuntamente relacionados con la Operación Oikos, el entramado de amaños de partidos y apuestas ilegales que ha sido noticia estos días debido a las dimensiones de la trama, que ha llegado a salpicar incluso a la liga italiana.

Elija bien su abogado, se puede estar jugando su libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *