Macarena Olona: “En Cataluña no existe un conflicto. Existe un golpe de Estado permanente”

0
1950

Los miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil llevan años buscando mejoras salariales, mejoras legislativas  y mejoras de medios materiales y humanos. 

Ante las inminentes Elecciones Generales del 10N buscan respuestas a las preguntas que durante años nadie les quiso contestar. De ahí que desde el digital h50 comencemos una ronda de entrevistas con representantes de los principales partidos políticos.

Turno para Macarena Olona, Secretaria general del grupo parlamentario de VOX en el Congreso de los Diputados.

¿Cuál es su opinión sobre el modelo policial actual? ¿Qué mejoras y cambios propone su partido? Antes que el modelo policial permítame que hable de los agentes que conforman el mismo. Auténticos héroes que velan por nuestra seguridad y cuya profesionalidad les ha convertido en un referente policial a nivel mundial. Son ellos, sin duda, quienes, con su excelencia, y a costa de un gran sacrificio personal, suplen todas las deficiencias del sistema. Y, singularmente, la ineptitud del Mando político de turno. Una ineptitud que, en el caso del actual titular del Ministerio del Interior, el Sr. Fernando Grande-Marlaska, ha sido palmaria.

He perdido la cuenta de las veces que desde el Grupo Parlamentario VOX (GPVOX) y yo en particular, como Portavoz de la Comisión de Interior en el Congreso de los Diputados, hemos solicitado su dimisión. Es un gran ejemplo de cómo un buen Juez, movido por los cantos de sirena de la política y del coche oficial, es capaz de tirar por la borda todo el prestigio que se había labrado como Magistrado de Instrucción.

¿Qué es lo primero que hay que hacer? Para el GPVOX el actual modelo policial debe ser reformado, en aras de lograr una mayor eficiencia, suprimiendo las Policías autonómicas y recuperando para el Estado una materia tan esencial como la Seguridad. La evolución del Estado de las Autonomías ha derivado en elementos coincidentes en aquéllos territorios donde gozan de músculo parlamentario fuerzas políticas que persiguen quebrantar nuestra Nación. Entre ellos, la reivindicación de una Policía y un Poder Judicial propios. ¿La razón? Convertirlos en instrumentos políticos a su servicio para ayudarles a ejecutar su plan rupturista de nuestro Estado constitucional.

Se hace preciso unificar en el Estado la competencia en materia de Seguridad, incluida la Seguridad Ciudadana, y que aquellos agentes que no se hayan puesto al servicio de los regímenes políticos autonómicos desleales con la Constitución puedan integrarse en nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Hasta que este nuevo modelo policial pueda alcanzarse resulta inaplazable activar ya la pasarela que contempla nuestro ordenamiento jurídico y permitir que aquellos agentes policiales autonómicos que deseen integrarse en el Cuerpo Nacional de Policía puedan hacerlo sin más demora. Será uno de los objetivos prioritarios del GPVOX en la siguiente Legislatura.

¿Qué es lo que más le preocupa? Me preocupa la situación de absoluto abandono que sufren nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Durante los periodos de campaña electoral (y ya llevamos cuatro en estos últimos cuatro años), de repente, todos los grupos políticos se acuerdan de nuestros agentes y hacen bandera de sus reivindicaciones.

Por desgracia, la realidad nos demuestra que no son más que promesas electorales que, tan pronto concluye la campaña, caen en el olvido. Dotar de los medios adecuados a nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a fin de que puedan desempeñar sus funciones con dignidad, y retribuirles de manera justa y adecuada, con una equiparación salarial real respecto de Policías autonómicos que desempeñan idéntica labor, no ha sido una preocupación real de ningún Gobierno de España. Solo así se entiende que, pese a venir reclamando esa equiparación real durante más de 30 años, a fecha de hoy, siga sin haberse conseguido. El GPVOX ha trabajado intensamente durante esta pasada Legislatura para estar al lado de nuestros agentes y seguirán siendo una de nuestras grandes prioridades en la siguiente. No vamos a abandonarles.

¿Qué opina sobre el sistema de concesión de medallas en la Policía Nacional? ¿Se está reequilibrando la situación? El sistema de concesión de medallas en la Policía Nacional siempre ha estado rodeado de una gran polémica pero, afortunadamente, y gracias, en gran parte, a recursos judiciales que se han interpuesto y ganado por los sindicatos policiales, la injerencia política goza, cada vez, de un menor ámbito de discrecionalidad (más bien, de arbitrariedad).

Sería muy injusto demonizar el sistema porque resulta innegable que en un porcentaje mayoritario las condecoraciones que se han concedido responden a unos criterios objetivos, reales y dignos de encomia.

Pero siguen existiendo grietas, que es preciso tapar, y, precisamente, desde el GPVOX tenemos cursada una denuncia ante el Defensor del Pueblo por lo que consideramos una clara actuación arbitraria del Departamento de Interior al haber denegado, en contra del criterio de los Mandos policiales, una condecoración a un Subinspector de Policía Nacional, destinado en la Comisaria de Marbella, pese a que, en una operación policial, salvó su vida de milagro en un tiroteo cruzado y actuó de manera heroica como Jefe del operativo.

La semana pasada el Defensor del Pueblo nos notificó el requerimiento que ha cursado al Ministerio del Interior a fin de que aporte cuantos antecedentes obren en su poder y, a resultas de la investigación, el GPVOX promoverá todas las actuaciones necesarias para que se depure hasta la ultima responsabilidad.

¿Qué le parece el actual sistema de ascensos en la Policía Nacional? Es muy importante dotar al ámbito funcionarial en general y, en particular, a nuestro Cuerpo Nacional de Policía, de las estructuras y protecciones necesarias que les mantengan indemnes frente a los vaivenes políticos. Y, para ello, es esencial reducir el ámbito de la discrecionalidad no sólo en los ascensos y nombramientos de puestos de confianza sino, singularmente, en los ceses.

Reducir al mínimo la discrecionalidad que puede esgrimirse para justificar la tan manida “pérdida de confianza” como mecanismo actual que es de separación de aquéllos funcionarios a quienes el político de turno no considera de su afinidad. Y no competencial o profesional, única que debería ser exigible, sino la personal, política o ideológica.

Desde el GPVOX promoveremos la necesaria reforma legislativa para conseguirlo y puedo asegurar que será una de nuestras primeras acciones legislativas.

¿Qué opina sobre los problemas de competencias entre la Policía Nacional y la Guardia Civil? Si hablas desde el territorio la lealtad y colaboración entre los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, al igual que con los compañeros de la Policía Local, es extraordinaria. Los problemas surgen conforme vas elevando el nivel de interlocución. Pero no ya sólo entre Cuerpos policiales sino dentro de una misma Organización.

Debemos distinguir las tensiones naturales que pueden surgir en un operativo que precise la intervención de Cuerpos policiales diversos de aquéllos problemas de más hondo calado y que, como suele ser habitual, no traen causa de los Mandos Operativos sino de los Políticos.

Tengo claro que cuanto más poder decisorio se conceda a los Mandos Operativos la actividad policial será mucho más eficiente. Y reducir el poder decisorio de los Mandos Políticos debería tener, como primera manifestación, el que tanto el Director General de la Policía Nacional, como el de la Guardia Civil, sean, obligatoriamente, agentes pertenecientes a dichos Cuerpos. No políticos.

¿Cómo está viviendo como política el conflicto en las calles de Cataluña? ¿Qué valoración hace de la situación del Gobierno del Parlamento de Cataluña?

En Cataluña no existe un conflicto. Existe un golpe de Estado permanente que tuvo uno de sus puntos álgidos con el referéndum ilegal que se permitió por el Ejecutivo de Rajoy en octubre de 2017 y que, a fecha de hoy, sigue sin haberse resuelto.

Desde el GPVOX defendemos que cuando el Estado de Derecho retrocede la respuesta nunca puede ser una claudicación. Y, en este momento, la declaración del estado de excepción sería el único mecanismo legal que permitiría restablecer el orden constitucional y garantizar la pacífica convivencia en Cataluña.

Si el problema fuera de coordinación policial entenderíamos la solución que ofrece el PP, la aplicación  de la Ley de Seguridad Nacional. Pero no es así en este momento, según han expresado los mismos agentes y sus Sindicatos y Asociaciones.

Para el GPVOX el golpe de Estado no se resuelve con una respuesta policial porque esa respuesta sólo repele a los radicales que han tomado las calles de Cataluña pero no resuelve y combate la verdadera causa del problema: las Autoridades políticas catalanas desleales que son quienes deberían ser inmediatamente destituidas –y detenidas cuando así se considere por la autoridad judicial-, una medida que puede adoptarse una vez declarado el estado de excepción.

El GPVOX intentó introducir este debate en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados pero fuimos sectariamente expulsados por una Presidenta que se ha mostrado públicamente a favor de la celebración de un referéndum en Cataluña sobre la independencia con la sorprendente complicidad de quienes no lo esperaba, si le soy sincera, el PP y Cs.

Al final uno acaba dándose cuenta que el refranero español es muy sabio y, en el ámbito político, si algo estoy comprobando es que “perro no muerde a perro”.

¿Qué cualidades debe tener para usted un Delegado de Gobierno? Ante todo, la capacidad de escuchar a los verdaderos expertos en las importantes competencias que, en el ámbito territorial autonómico respectivo, asume bajo su Mando.

Capacidad de escuchar y humildad para saberse aconsejar por esos profesionales expertos que se encuentran bajo su dependencia. Dado que, como por desgracia no es poco frecuente en los puestos directivos del sector público, su nombramiento no responde a razones competenciales ni a un CV que justifique tales nombramientos, a salvo escasas excepciones, la principal cualidad de un Delegado del Gobierno –y, por extensión, de los Subdelegados- debería ser mantenerse en el lugar donde puede prestar un mejor servicio político, en primera línea de las fotografías, dejando las decisiones operativas a quienes se guían por criterios exclusivamente profesionales.

¿Qué opina sobre la desigualdad salarial entre las FFCCSE y el resto de policías? Si este próximo domingo los españoles otorgan a VOX la confianza necesaria puedo asegurar que, después de más de 30 años reivindicando una equiparación salarial real con el resto de Policías Autonómicas, el siguiente Gobierno de España, con nuestro Presidente Santiago Abascal al frente, convertirá esa reivindicación en una realidad.

Usted es una cara nueva en la política, ¿se encuentra entre sus planes hacer de la política su profesión a partir de ahora? Yo soy servidora pública. Después de 6 años de oposición alcancé mi sueño, que era ser Abogado del Estado. En dicha condición de servidora fue cuando tuve el honor de conocer a nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, primero en Burgos, donde fue un privilegio asumir su defensa en más de 100 causas penales –todas con resultado absolutorio, por su enorme profesionalidad y lo infundado de las denuncias-, y, con posterioridad, en el País Vasco, donde actué como binomio jurídico de nuestros agentes en estrados ante las también siempre infundadas denuncias por torturas que, de manera sistemática y coordinada, se formulaban por los etarras según las directrices de los protocolos que seguían.

España me dolía demasiado y, aunque el salto a la política nunca estuvo entre mis planes vitales, cuando conocí a VOX –a través de nuestro Presidente, Santiago Abascal, y nuestro Portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros- supe que era la única formación que defendía con honestidad mis valores e ideales. Por eso decidí dar un paso al frente para defender a España desde una posición donde se pudieran tomar decisiones.

Yo tengo mi profesión fuera del ámbito político y es ahí donde quiero volver cuando concluya esta etapa. Espero que sea con la íntima satisfacción del deber cumplido. Hoy me siento así después de esta breve Legislatura.

Le confesaré que cuando fui cesada en la Sociedad pública donde me habían destinado como Secretaria General, MERCASA, hace ahora algo más de un año, lo que solicité a la Abogacía General del Estado es que me permitieran asumir un puesto de nueva creación en el Departamento Penal, que considero imprescindible, como coordinadora nacional de la defensa de los funcionarios públicos en las causas penales, singularmente, de nuestros agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil (ya ejercí de coordinadora nacional en el ámbito concursal en una etapa previa).

Estoy totalmente en contra del sistema actual en que, de ordinario, su defensa penal se asume por Letrados habilitados y no por Abogados del Estado titulares y así lo trasladé, ofreciendo mi experiencia en este ámbito para hacerme cargo, si bien, fue desestimado. Cuando concluya esta etapa política y solicite el reingreso en la Abogacía del Estado esa será la misma petición de destino que haré a la Abogacía General del Estado. No quiero concluir sin trasladar mi apoyo y cariño, en particular, a esos más de 80 agentes que siguen imputados como consecuencia de la operación policial llevada a cabo el pasado octubre de 2017 en Cataluña.

El abandono que sufren nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado también debe remediarse en este ámbito y desde el GPVOX lucharemos a su lado para conseguirlo.

BIO | Macarena Olona Choclán (Alicante, 14 de mayo de 1979) es una política española. Es la portavoz y secretaria general del grupo parlamentario de Vox en el Congreso de los Diputados. Olona obtuvo la licenciatura en Derecho con premio extraordinario por la Universidad de Alicante en 2003 e ingresó en el Cuerpo de Abogados del Estado en 2009. Entre 2013 y 2018 fue abogada jefe del Estado del País Vasco. Trasladada a la secretaría general de Mercasa en agosto de 2017, al año siguiente colaboró en destapar el caso Mercasa que implicaba a PP y PSOE en el pago de mordidas millonarias y sobrecostes superiores al 300% en contratos en el extranjero. En las elecciones generales anticipadas del 28 de abril de 2019, fue elegida diputada al Congreso de los Diputados de la XIII legislatura por la circunscripción de Granada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here