Obligadas a mendigar y prostituirse

1
39

La Policía Nacional de Santiago de Compostela ha desarticulado una organización criminal dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación para la mendicidad y sexual. La banda estaba conformada por dos individuos rumanos y una mujer colombiana, los cuales se encuentran en prisión provisional. Merced a esta operación, cuatro varones y seis mujeres, todos ciudadanos rumanos, han podido ser liberados. 

La fase de captación de las potenciales víctimas se iniciaba en su país de origen por al menos otros tres individuos, contra los que reza una Orden Europea de Detención y Extradición. Mediante una falsa promesa de trabajo en el sector de la hostelería y acceso a una vivienda digna, engatusaban a diferentes personas para viajar a España, escogidas generalmente de sectores en situación de vulnerabilidad o en condiciones físicas o económicas precarias, acostumbrados a la discriminación como forma de vida y que generalmente no oponen gran resistencia ante el abuso o las injusticias.

Una vez en nuestro país la realidad era bien distinta. Eran recluidas en pisos, como el que mostramos en el vídeo, en condiciones de hacinamiento y de insalubridad. Bajo amenaza, algunas de las víctimas eran obligadas a mendigar por las calles durante jornadas interminables, sin descanso ni comida; otras, en cambio, serían conducidas a locales de alterne para practicar la prostitución, siempre contra su voluntad. Todo el dinero recaudado se entregaba a los líderes de la organización.

Fuentes cercanas a la investigación han podido constatar a Policía H50 que una de las víctimas fue incluso objeto de un delito continuado de agresión sexual por parte del líder de esta red, que además la obligaba a tomar píldoras abortivas.

La trata de seres humanos se ha catalogado como la “esclavitud del siglo XXI”.  Las grandes cantidades de dinero que genera esta actividad delictiva, sólo por detrás del tráfico de drogas y de armas,  ha promovido su escalada creciente en los principales países de la Unión Europea. Constituye una violación grave de la dignidad, la libertad y los derechos humanos inherentes a las personas,  castigado por nuestro código penal con penas de prisión superiores a los 8 años en algunos casos. 

Si usted es víctima de este delito o conoce quien pudiera serlo puede ponerse en contacto con policías expertos en esta materia al teléfono 900 10 50 90 o a través del correo trata@policia.es

Policía H50

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here